miércoles, 6 de marzo de 2013

La responsabilidad social de los medios de comunicación


La responsabilidad social de los medios de comunicación

Aunque conocemos de alguna u otra manera que los medios de comunicación deben cumplir con una misión fundamental para la sociedad, como es la de informar a partir de valores como la veracidad, objetividad y honestidad, sabemos que no es así, ya que al hablar de empresas privadas estas responden a interesa económicos, políticos y sociales.

La comunicación y en particular el periodismo, existen desde que el hombre descubrió la existencia del otro, es decir que necesita estar en contacto con y para el otro, conocer qué sucede en la comunidad, qué pasa fuera de ella, y cualquiera que sea la comunidad en la que viva, necesitan de la comunicación para organizarse y subsistir.

El periodismo –que no siempre fue llamado de esta manera- gracias a su capacidad de registrar, retratar y reflejar aspectos de la comunidad en sus distintas etapas, terminó por apuntar, supuestamente de manera puntual, los acontecimientos presentes y predecir los futuros, con quizá, su primordial objetivo; informar y difundir ideas, mismas que hacen a otros/as tomar una decisión o posición frente a situaciones que les conciernen directa e indirectamente, tanto en el ámbito privado como el público.

De acuerdo a esta visión, hablar de la responsabilidad social de los medios es crucial para entendernos y entenderlos, comprender que independientemente de su propia ideología, tienen o tenemos el compromiso de difundir, además del acontecer diario, las ideas, valores, principios con los que se deben actuar para no llegar a una contradicción entre lo que presumimos –el uso irrestricto de libertad de expresión y pluralidad- y lo que realmente publicamos o transmitimos.

Lamentablemente, y pese al supuesto prestigio de algunos medios; tanto la radio, como la televisión y la prensa escrita, -no así el internet-, no sólo no se han dedicado a informar con veracidad y objetividad –esto una misión casi imposible-, sino que se han convertido en una de las formas más fáciles para obtener fines y manipular situaciones, que en la mayoría de los casos son de carácter personal, obedeciendo a intereses políticos y sobre todo económicos de los grupos a lo que pertenecen los empresarios de los medios de comunicación.

La responsabilidad social de los medios va más allá de cualquier interés personal o de grupo, es atender a un llamado de la sociedad, es no darle a la sociedad un estilo de pensamiento, una doctrina, es abrir y dar aspectos para crear conciencia, no decirle qué pensar, sino –a partir de varios acontecimientos- en qué pensar.

Es difícil la autocrítica, para muchos imposible, pero también necesaria. La responsabilidad social de los medios, no sólo recae en quien escribe, habla o transmite imágenes, sino también en quien lee, escucha o ve las imágenes.

Subrayo, la responsabilidad social recae en quien transmite los acontecimientos y pensamientos, pero también en los que consumen estos productos comunicativos ya procesados, amable lector o lectora, al final de cuentas usted decide qué leer, escuchar o ver.
Hasta la próxima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada